bitacora, literatura

De los bloqueos y otros demonios

¿Lo han vivido? El famoso bloqueo del escritor. Lo digo por mí, por mis alumnos del taller de escritura, y por el mundo entero que parece se ha aburrido de escribir mejores cosas pero, en fin.

Ahora no he escrito mucho que se diga. Todo se me ha secado, es un síndrome definitivo una vez que llega y lo peor es que ese desgraciado no se va pronto. Por los momentos, solo me he puesto a ocuparme en mí, a consentirme,  a “nerviosear” por mi próximo viaje que es un mes; a estar a la expectativa. Antes que me cogía este bloqueo lloraba y hacia berrinche hasta en las redes sociales, ahora ya me resbala más que jabón con agua caliente pues se me da tan seguido que ya es casi como mis alergias.
Saldrá…la novela saldrá. Así que ¡a ser pacientes mis tripulantes!

image

Sara.

Anuncios
Sin categoría

Algunos fantasmas de sueños

Es fácil sentarse a escribir y decir que comenzarás a moldear el barro de tu historia con tus manos. Lo mejor en estos casos, es aprovechar la inspiración del que está inspirado -aunque para algunos la inspiración no exista y sean una criatura mitológica- y pues, en mi situación, me veo recorriendo lugares insólitos que sólo mi mente es capaz de crear. Supongo que esos lugares sólo habitan en mí, y que todos estos personajes cuya fisonomía no fue tan necesaria pensar pues fluyeron como si ya existieran, son los amigos que me aguantan los humores de escritor que está en pleno proceso de creación.

Voy recorriendo algunos caminos un tanto estrepitosos y ambiguos, a veces se me bifurcan y me cuesta decidir hacia donde ir. Pero creo que es momento de ser espontáneos y dejarnos llevar por donde sea. Hasta hoy ya poseo un contexto histórico de la ciudad y del caos en el que habitarán mis personajes futuristas y modernos -nada de autos que vuelan, eso sí- y alguno que otro nombre de personajes que jugarán un punto esencial de la trama -algo enredada por ahora-.

Estoy más que consciente que la creación de esta historia no es algo que me tomará poco, va para largo y más sino quiero hacer una simple novelilla juvenil lacrimosa. Sí, mi novela será juvenil, pero más enfocada al público adulto-joven. No esperen adolescentes enfermos que se enamoran, heroínas anónimas que de la noche a la mañana se convierten en guerreras invencibles, o pueblos que viven algún apocalipsis zombie moderno. Mi historia quién sabe de qué va. Quizás sólo yo lo entiendo, pero ni yo lo sé explicar. Algún día habrá un resultado que esperaré compartir con ustedes.

SR**

bitacora, literatura

Empezando la travesía

Domingo 30 de noviembre, 2014.

Ayer sabado decidí traspasar al papel una idea que había estado rondando mi cabeza. La idea de una historia que por los momentos aún parece ser genial dentro de mi cabeza. Comencé a escribir nombres e ideas, las letras fueron fluyendo como río y ahí surgió lo que hasta ahora puede decirse será mi proyecto de escritura más ambicioso.

Yo sólo me he aventurado a escribir novela una tan sola vez. Los demás intentos han sido de relatos cortos o poemas (en lo personal detesto mis poemas, son terribles) pero una novela del género distópico jamás se me había dao por escribir , y eso está sucediendo justo ahora. Y es que la verdad todas las visiones que tengo son muy cinematográficas ¿qué hacer cuando no logras impregnar en el papel toda esa visión que tienes de un lugar y de un espacio? a veces quisiera ser dibujante para poder explicarme mejor y que las ideas no se me esfumaran de la cabeza como humo.

No quiero caer en el cliché de escritora de distopía. Como puedes ver ya existen Suzanne Collins y Veronica Roth. Ni tampoco en el cliché de escritorsilla de YA novel (o novela de adulto joven) a lo John Green o Rainbow Rowell. Si bien la comparación con ellos no me vendría nada mal necesito mi estilo propio. Es por eso que el simple hecho de no ser norteamericana ya me da un airecito de originalidad.

Vamos a ver en qué desemboca esta nueva locura mía.