Sin categoría

Día 20

Ya, a las luces de esta biblioteca, puedo decir que llevo veinte días en este lugar.

No diré que el tiempo vuela. Esa es vil patraña. El tiempo no se me ha pasado rápido, más bien para nada. Siento que tengo siglos de no ver mi casa, a mi gente, mis mascotas, mi “zona de confort”. El lugar es lindo, no se niega. O quizás no lo es. A veces pienso que me comienza a gustar no porque me nazca el gusto sino porque me “tiene que”, ya que este es, desde el 8 de enero, mi hogar y yo no quiero entenderlo.

Llevo seis horas en esta biblioteca entonces desde ahí los que lleguen a leer esto que serán quizás unos dos o tres -o nadie- pueden hacerse una idea de lo que es mi vida ahora desde que estoy aquí. ¡Qué negatividad! cualquiera dice qué corazón tan negro el de esta “escritorcita”, vive quejándose bla bla lo presiento, pero nada más menciono esto para que sepan que yo no vine aquí a hacerlas de turista encantadora y gastar mi dinero; vine a esto, a lo que llevo haciendo seis horas, vine a estudiar.

Como sea, el mes casi se acaba y yo pues si he tenido mis momentitos de alegría -de esa que ni con mastercard compras- mis momentos de bajón lunático -así a lo síndrome premenstrual sin ser síndrome premenstrual- mis noches de lágrimas y de poeta; mis días de maestra chistosita, mis tardes de depresión; o mis tardes de risa-enojo-risa.

Anuncios
literatura, personal, poesía

El día en que la bitácora se convirtió en poema

Hay ausencias que se sienten más certeras por la noche, a la luz de paredes blancas, a la compañía de mujeres que albergan odios, o de tipos locos que se creen poetas o caballeros.

Las ausencias se pronuncian más al sonido del goteo de ese grifo, al estruendo de la percusión de aquel anónimo vecino, a la nada, a lo que parece estar pero no está.

Todo es sólo una composición de materias desconocidas, todos son fantasmas de sueños remotos que han viajado dispersos por una memoria colectiva.

En estos momentos lo surreal se mezcla con la metaficción. Esta soy yo, real y ficticia, hablando conmigo misma, que quiere ser real pero es ficticia ¿cuál es la línea que divide lo real de lo no real? Y estas reflexiones son las que produce la ausencia. Soy sólo un personaje.

El lagrimal de mis ojos se contrae en público para no perturbar el status quo; el sueño también se ve alterado por preocupaciones triviales. El silencio es un señor que se quiere imponer… pero no puede; porque mis oídos se llenan de los pasos en el piso de arriba, de los vecinos ruidosos, de los que vigilan de la madrugada. YA NO DUERMO.

Sólo sé que vivo cuando el aire parte mi cara, cuando escucho las aves que cantan, cuando el sol se aparece sin que lo espere, cuando respiro, cuando veo, cuando me siento en este lugar a contemplar ¿qué es lo que he hecho? ¿Por qué me siento así?

bitacora, personal

Empezando el sueño

Mañana comienza mi vida. Puede que mi perspectiva de mi inicio de semestre en una universidad sea demasiado positiva, pues sé muy bien que a la mitad estaré quizás maldiciendo mis clases y deseando no tenerlas debido al estrés. Pero no importa. Es una sensación más que debo disfrutar mientras pasa.

Si bien no todo ha sido bueno -como siempre hay gente tratando de minimizarme, verme la cara, o hacerme las cosas más difíciles- creo que tengo el entusiasmo debido para comenzar y la seguridad de pensar que todo saldrá bien y lograré demostrar lo que soy capaz de hacer.

Antes decía que extrañaba mucho estudiar…bueno, eso se acabó. Mi cerebro debe dar refrescar a la página y volverse a poner en marcha. Si hay algo que yo sé hacer bien es estudiar. Parece ridículo ¿no? pero es verdad. Yo no soy buena en deportes, ni en la cocina, ni con las direcciones, ni buena hablando -pues la mayoría del tiempo digo cosas incoherentes o no me logro expresar bien- y tampoco soy buena con las cosas manuales. Pero si me hablan de estudiar soy buenísima. No quiero pecar de engreída pero leer y escribir son mis dos cosas favoritas del mundo, para las que soy buena buena. Yo jamás necesité horas y horas enteras para estudiar. Siempre se me dio muy fácil el sólo coger un libro, leerlo una vez y ya con eso haber estudiado. A veces mi inseguridad nata me decía “no estás lista para el examen” pero de repente veía como todo parecía re-ordenarse en mi cabeza y ahí estaba yo, sacándome buena nota.

Así que mañana ¡A darle duro! la escritora que hay en mi por algún lado necesita seguir estudiando para ser lo grande que desea ser.

bitacora, personal

¡Gracias a Dios por los brasileños!

Sabes que todos van a ser guapos. TODOS. La gente de Brasil se caracteriza por tener un físico perfecto y amazónico que vuelve loco al mundo. Podemos verlo en las modelos más famosas, en las mujeres que participan en concursos de belleza, en los actores de televisión, películas, etc. Yo lo he visto en la vida real y doy gracias a Dios por ello.

Conocí dos. De lo más hermoso que mis ojos han podido ver. Claro no todo puede ser perfecto, uno es gay y el otro tiene pareja -nada más para aclarar que jamás me interesará ninguno para fines románticos- pero de igual forma son encantadores, y cuando hablan portugués toda mujer corre peligro de derretirse aún estando en pleno invierno a grados °c bajo cero.

Esta es sólo una más de las cosas mágicas que he podido descubrir de Carbondale. A pesar de verse como un pueblo callado, aburrido y pacífico, bajo su triste anochecer se encuentran -muy escondidos- edificios de apartamentos llenos de brasileños sólo comparables a algún adonis griego; los cuales evidentemente están esperando ansiosos la primavera  para poder salir de sus cuevas y perder el control en fiestas, viajes en grupo y para derramar por la calles del pueblo gritos, carcajadas y encanto -su acento al hablar en inglés es de los sonidos más agradables del planeta- .

bitacora, personal

Primera semana

Ya ha pasado prácticamente una semana desde que dejé mi hogar. La experiencia ha sido algo totalmente nuevo y todo un reto que ha sido difícil de sobrellevar, pero aquí estoy, I´m a survivor.

Veamos las estadísticas:

Días fuera de mi hogar: 7

Camas en las que he dormido:3

Casas que he visitado: 2

Nuevos amigos: 0

Conocidos: muchos!

Veces que me he perdido: 1

Ardillas vistas: como 1000

Nevadas: 1

Enojos: 1

Lágrimas: cientas!!!

Como podremos ver la adaptación es una cosa extraña por la que todos debemos pasar al menos una vez en la vida. En estos momentos odio mi vida pues no siento que sea precisamente eso, una vida. Pero sé con el tiempo lograré llamar este lugar mi casa y probablemente cuando deba irme ya no quiera.

No todo ha sido malo aquí en Carbondale (lugar del que muy poca gente sabe puesto que es un pueblo pequeño en el sur de Illinois) he visto lugares hermosos, visto gente hermosa -de verdad que sí- y conocido muchos internacionales que como yo se han aventurado a dejar todo y venirse a vivir a un lugar extraño que está casi en medio de la nada y al que ni sé sabe como llega uno.

Imagínense Hindúes, chinos, árabes, europeos, latinos, etc. todos en un mismo lugar comiendo el free lunch de todos los martes a las 12 pm ¡Es algo fascinante! pocas veces logras tener la dicha de sentarte al lado de una nicaragüense como me pasó a mí (¡Alguien que habla español al fin!) o de recibir un almuerzo gratis. Estas son cosas y momentos a los que no puedes ponerle precio y de los cuales me aferraré de ahora en adelante para hacer de mi estadía aquí algo más genial.

bitacora, personal

La verdadera ausencia.

Ya son cinco días en este lugar desconocido. Aquí todo es extraño para mí, toda la gente me parece fantasmas. Voy al campus de la universidad y es como si todo fuera surreal. Todo y todos se mueven a su ritmo, y es extraño. En mi vida todo parece haberse detenido. Siento que ya no soy la misma de antes, porque no hago las cosas de antes ni veo las mismas cosas de antes. Todo en mí está en stand-by; pero las cosas y la gente a mi alrededor parece estar en movimiento y seguir su curso…

Uno no sabe lo que vale algo hasta que lo ve lejos. No sabes el verdadero calor del hogar hasta que le falta…es como ese estribillo mainstream de la canción de Passenger… “Only hate the road when you´re missing home, only know you love her when you let her go”, yo solía cantarlo de forma tan superficial pero ahora solo el escucharlo puede traerme al llanto sin siquiera intentarlo. Así es con todo ahora, una risa que extrañe, una foto que vea, una voice note que reciba, me hace llorar como niño pequeño que ha sido destetado.

Las nuevas vidas no son absolutamente nada fáciles. Hay que empezar todo de cero. Incluso el respirar es una nueva cosa, porque respiras nuevos aires.

Todo me parece un sueño extraño. A veces creo que despertaré y estaré en casa, escuchando el bullicio de la cuadra, mis perros ladrando, mi mamá quejándose por algo. Pero el despertar y ver solo un apartamento vacío, donde no hay nada realmente mío, eso, eso es  lo más extraño y doloroso.

Esto es lo que llaman ausencia. Antes alegaba haberla sentido pero es tan grande la falacia que me decepciono de mí misma. Escribía en mis poemas una y otra vez “la ausencia aquí..,tu ausencia allá…” ¡pendejadas! ¡patrañas es lo que eran! ausencia es ésta, que estés llorando en el baño recordándote una y otra vez por qué escogiste esto, el por qué no estás en el calor de tu hogar, el por qué decidiste emprender la aventura y dejar todo. Ausencia es que los ojos se te humedezcan sólo con el recuerdo y que el pecho te arda como si te estuvieras quemando.

bitacora

Primer día del año

A diferencia de las demás personas que están haciendo su nueva lista de propósitos de año nuevo (los cuales sabemos no cumplirán en su mayoría), yo lo único que realmente pido es que me vaya bien al momento de viajar sola dentro de seis días que es el día en que me cambiará la vida.

La gente me pregunta ¿qué se siente? lo más gracioso de todo es que no tengo ni la más puta idea de qué siento. Por un lado el estómago se me revuelve, por otro lado me emociona finalmente poder cumplir el sueño que tantos años guardé en un cajón bajo llave por temor a sacarlo. Jamás me he ido tanto tiempo de casa. NUNCA. ¿Será esa una desventaja? aquí en mi ciudad por poco y me pierdo en contadas ocasiones no digamos lo que pasará en un país diez veces más grande y lleno de gente.

Tal vez me sorprenda de lo que pase. Quizás ni llore. Quizás y me guste tanto que no quiera regresar. Quizás no. No lo sé. La cosa es que debo meterme en la cabeza que todo esto es “para triunfar” y que es sólo un paso más que me acerca a mi sueño mayor.

Yo sí creo que aprenderé mucho y que por fin me convertiré en esa persona que siempre soñé ser, finalmente ¡sí! sin miedo, sin pena, sin tristeza. Mi momento llegó y no debo temerle. Esta soy yo. Y esta tarde de primero de enero, junto a la canción Photograph de Ed Sheeran, declaro que este año es mi año, que este año marca el comienzo del resto de mi vida, que este tiempo es el inicio de la genialidad de mi vida DE MIS VIDAS, las cuales por fin tendrán una segunda oportunidad sobre la faz de la tierra.