poesía

Silencio

guitarraox

Basta ya,

De- tratar- de-hacer- sonar

Alguna tonada olvidada

De esas de tiempos dorados.

No puede haber música

En dedos paralizados de vejez

En guitarras empolvadas

En silbidos que no se escuchan,

En cuerdas oxidadas.

La Maga**

Anuncios
poesía

La canción de la guitarra sin cuerdas

guitarra

Sos aquel amuleto

Que pierdo todo el tiempo,

Y que cuando recupero

Se cierra el círculo.

Vuelvo al lugar donde he comenzado

Ese arco de luz donde aparecés

Aparecés…

Y entonces nos escondemos a las sombras,

Para no vernos

Vos y yo.

Y somos ciegos,

No logro ver los colores de este mundo

Vos tampoco,

Blanco y negro es este lugar taciturno,

Alquilado por la alegría estacionaria

De encontrarnos.

El agua del río fluye

Pero el río está tan solo

como nuestra esperanza

como vos y yo.

Como el lugar que nunca se deja de amar,

Como vos,

Que sos ese lugar que me gusta visitar

Que me gustaría fotografiar,

Aunque ya te ha fotografiado mi memoria

Pero aún no logro ver los colores de este mundo

Vos tampoco,

Blanco y negro es este lugar taciturno,

Alquilado por la alegría estacionaria

De encontrarnos.

Y yo soy un pueblo fantasma,

En el que ya no habita ni aquel deseo de comenzar

Ya nada,

Morí.

Morí el día que empecé a quererte,

Morí el día en que acepté

Que ya no puedo viajar donde vos estás,

Porque aunque estás

Estás siempre lejano.

Y entonces los dos morimos

Y seguiremos muriendo

todos los días

de este mundo.

Y ya no lograremos ver los colores de este mundo

Vos tampoco,

Blanco y negro es este lugar taciturno,

Alquilado por la alegría efímera

De encontrarnos.

La Maga*

poesía

Sacrificio

Ofrezcamos a los dioses esta danza ancestral,

que purifique aun más la sangre de aquella virgen

que al igual que esta tierra, abandonada e infértil

continúa esperando ser coronada ante las estrellas.

Pero nuestros movimientos serán ese poema sublime

que nadie podrá recitar ante la duna

porque cuando nuestros cuerpos convergen en un mismo sitio

todo lo externo desaparece ante el silencio…

Y así también desaparecemos nosotros

Y así el amor nos hace,

Así hablamos durante horas sin pronunciar

palabra de palabras.

Y los dioses extasiados

atraviesan una daga en mi pecho

y así muero en tus brazos,

y así nos hacemos uno.

La Maga*