Sin categoría

13

“Soy sólo la caricia de tu piel, la compañía de tu vacío, la estadística de tu cama, tu razón sin sentido.”
-La Maga**

Ilustración de Jenny Liz Rome.

image

Anuncios
poesía

12

“Tus pasos sobre las hojas que cayeron de los árboles, tu sonrisa en el poniente de la tarde…tus manos sobre mis manos…y un cabello rizado, castaño y suave.”.
-La Maga**

image

Ilustración de Sara Herranz.

poesía

Princesa

image

Cuentos de hadas,
Basura,
Contaminación mental.
Paredes que se traspasan
De descaro y de desilusión
Ecos de gnomos
Escondidos en jardines muertos.
Sólo el cerebro
Es afectado
Y el corazón
Que se rompe fuertemente.
Y luego los pedazos
Que caen
En el vacío de algún amor
que se ha ido
Que no se ha quedado
¿Final feliz?
Claro,
Por eso es final,
Nada es duradero
Todo es efímero
Y lo único certero
Siempre será
La muerte
La de seres
La de amores
La de ilusiones.

La Maga**

Sin categoría

10

“Escalofríos en la piel, besos de azúcar y miradas que se perderán en un lento degradar de realidad hiriente. Es como si todo fue un sueño y no puedo evitar lamentar que todas las cosas buenas en mi vida sean tan efímeras que me parezcan sólo sueños de los que desperté y nunca volveré a vivir.”
-La Maga**

Ilustración de Henn Kim.

image

Sin categoría

8

“En su cabeza sólo quedaban restos de ilusiones pasadas con las que se había tropezado su alma, no tenía nada mas que sentir, salvo aquel vacío que la abrazaba todos los días a las 6 de la mañana cuando veía el sol ponerse y la ventana suspirar.”
-La Maga.
Ilustración de Jenny Liz Rome.

image

poesía

La Maga

maya

Ilustración de Carlos Andino (hondureño)

 

Entre cenizas de ave fénix

resurge una hondonada,

Y triunfante la canción

de una batalla suplicante,

donde uno o más guerreros

susurran con la espada de hielo

cantares de gesta,

versos numéricos.

 

Y de entre las llamas

se observa una princesa

“Soy La Maga” dice rebosante,

una guerrera maya. 

Vengo de la sal,

fermento.

De las serpientes colosales,

emplumadas.

Kukulkán

de mi anhelo,

en los templos,

ventorrales.

 

Y la encuentra desnuda, 

una flor amarilla

Plumas que se desvanecen

en Balam,

el destino

se observa, avasallante. 

 

Sara Rico.

La Maga**