poesía

De la triangulación: Réquiem

Aquí les dejo un poema más de mi Triangulacion Visceral. Hagamos réquiem por todos los amores que han tenido que acabar.

*Nuestros 26 de cada mes*

hermosas_esculturas_de_cementerio_RGv_wide

RÉQUIEM

Fuimos dos astros colapsando en las vértebras de un unicornio cohibido

Cuando nuestras lenguas probaban néctar de almíbar y azúcar morena.

Nos perdimos en las hondonadas de nuestra Babel enraizada en decadencia,

Cada jueves y viernes,

/Sábados de borrosidad

Nuestros 26 de cada mes.

Éramos contrincantes de una cama desarreglada en ilusiones etéreas

Los ángeles desnudos de un cielo opaco por la humareda de un amor intenso,

Recuerdos palpables comenzaban a formarse en un perderse constante en erres

Cada día,

/mis noches

Fines de semana interminables

Indumentaria de piel para dormir.

 

Sara Rico*

Anuncios
poesía

De la triangulación: Ceguera

Aquí dejo otro poemía de mi libro Triangulación Visceral. Esta vez nos encontramos con la ceguera del que ya no siente, del que ya ha perdido la esperanza.

 

499061_1

Ceguera

Mis ojos no logran encontrar la belleza en nada. Ni en el aparato constante del tiempo irreversible, ni en las miradas de peatones desconocidos. Ni en el rubor de la mujer pérfida. Ni en el roce de las manos en el andén inexistente. Sólo en sueños logro ver, una idea de recuerdo de aquel amor que existió, el aparato respiratorio de un ser viviente que está cerca de morir.

Sara Rico*

 

personal, poesía

De la Triangulación: Carbondale.

siuc

El día de hoy comienzo compartiendo algunos de los poemas que forman parte de mi poemario Triangulación Visceral. Me permito comenzar con uno dedicado hacia el lugar que albergó mis ilusiones durante dos años, Carbondale.

 

CARBONDALE

 Rodeada de verdes caminos, hipnotizantes

Tus aceras de hielo

Inminentes los anhelos de mi carne.

 

Traspasan los ácidos

Colores del otoño,

Y el sol de las 9 pm

Del verano.

 

La música que escuchan

Mis oídos lacerados,

Country artesanal

Hip-hop animal.

 

Tragos de a tres por dos,

Mangueras por donde pasa el licor

Mis venas amoratadas.

 

De madera las casas,

Viviendas de orgías literarias.

Y Lost Cross en aquella calle,

Perdidos los versos en su basement.

 

Una pequeña iglesia se erige en cada esquina,

Cerca de edificios donde se pierde una Virginia.

Y el reloj de aquella torre me canta una canción navideña,

Una alerta de tornado,

Una alerta de soledad.

 

Sara Rico*

 

© Todo material publicado en este blog es propiedad intelectual de Sara Rico-Godoy.

poesía

Me voy 

Me voy.

Ya las hojas de este otoño se caen,

Una que otra flor se ha marchitado 

Y no quedan más soles que ver.

Me voy andando,

Con los pies vencidos,

Con la tinta seca,

Con nudos en el corazón y la cabeza.

Solo les pido que no me extrañen,

Que no piensen en mi por las tardes,

Cuál Alfonsina se hace una con el mar,

Permíteme ser una con el viento.

No preguntes por qué,

Solo ríete dulcemente 

Arrulla con tu llanto la nada;

Y si quieres llamarme 

Háblale a las rosas azules,

A las olas de aquella isla.

Cuando escuches un murmullo 

Esa es mi alma,

Que vagará indefinidamente,

Por las sendas triviales 

De tu mundo intacto. 
-La Maga** 

Ilustración de Paula Bonet. 

poesía

Creación 

Sé bien quién soy,

Y de qué estoy hecha.

Estoy compuesta de letras,

Nací de alfabetos celestiales.

Pululé en pergaminos 

En mis vidas pasadas. 

Mis ojos fueron hechos del verbo 

/y el verbo se hizo carne/

Y mi mente del universo.

Mi cuerpo del mar 

-materia prima de eternidad- 

Y mis manos de madera de árboles 

Con dedos de ramas y hojas.

Y la materia prima de mis labios

Aquel fruto prohibido del árbol.

De un génesis mi diseño,

De letras y de palabra 

“Que se haga la luz”.
La Maga**

Ilustración de Paula Bonet.

poesía

12:00 AM 

Soy la que no olvidás,

La que te danza en círculos sobre la cabeza,

La emperadora de tus pensamientos escondidos. 

¡Dejáme que te robe la locura!

Que invoque a cien mil demonios con tal de conocer tu vulnerabilidad.

Dejáme que te amarre las venas,

Y que se detenga la circulación de la sangre que tu corazón bombea. 

Y no tengás miedo,

Dejá que fluya,

La tensión animal 

De estas almas perdidas 

y solitarias,

Necesitadas de noches enteras 

Y de días a medias.
La Maga* 

Ilustración de Paula Bonet.